“1871” (El año que murió Buenos Aires)

Dedicado a: Mi querido amigo Jose Ortega (Willy, El Quijote).
Que se conmovió tanto al leer los borradores de esta tristísima  historia por el desconocida.

 Buenos Aires nació en el sur de la ciudad. En 1536 Pedro de Mendoza fundó por 1° vez Bs. As. , desembarcó en la boca del Riachuelo y se instaló en lo que hoy es Parque Lezama, al final se tuvo que escapar acosado por los indios Querandies.
 En 1580 Juan de Garay entró por el mismo lugar que su antecesor y fundó por 2° vez Bs. As. pero se internó mas que la expedición  anterior, se instaló en lo que es hoy la Plaza de Mayo y trazo la ciudad de acuerdo a las normas de conquista española. El 25 de mayo de 1810 los problemas no terminaron, sino que recién empezaron para este Virreynato colonial que quería transformarse en la República de hoy. Una de las principales dificultades (entre tantas) con que se encontraron los primeros gobiernos patrios del siglo XIX fueron la higiene y la salud de la ciudad. Solo habia 3 formas de conseguir agua :
una era la lluvia incierta, otra era “El aguatero” que extraia agua del río, la dejaba decantar y la distribuia, y la última era el aljibe que tomaba agua de la napa.
 Los desechos humanos se tiraban a la calle , a los pozos negros (que contaminaban las napas) o a los arroyos que cruzaban Bs. As. a cielo abierto.
 Vamos dar una breve descripción de cómo era el Bs. As. de 1871: En la ciudad convivian los 3 poderes: el Gobierno Nacional presidido por Domingo Faustino Sarmiento, el de la provincia de Bs. As. con el Gobernador Emilio Castro y el municipal presidido por Narciso Martinez de Hoz, entre estos 3 gobiernos había enfrentamientos políticos y juridisccionales. Bs. As. estaba poblado en el sur, el norte era el norte de la Plaza de Mayo, mas al norte estaba despoblado, en el  barrio de “La Recoleta” estaba lo peor de la ciudad:  la quema, el cementerio y la penitenciaría nacional. El 1º censo nacional de 1869 arrojó que la ciudad de Bs. As. tenía aprox. 180000 habitantes de los cuales el 50% eran extranjeros, la ciudad no estaba preparada para crecer en forma tan vertiginosa, debido a la inmigración que llegaba día a día a estas tierras, proveniente principalmente de paises europeos. En Bs. As. normalmente fallecian 20 personas por día, había un total de 160 médicos menos de 1 cada 1000 habitantes. La situación de la ciudad en lo sanitario era muy precaria, especialmente en los conventillos del sur donde convivian hacinados inmigrantes, afroargentinos y criollos que carecian de las mas elementales normas de higiene y el verano era la temporada mas riesgosa para el brote de enfermedades que acechaban Bs. As. El “Cólera” amenazó Bs. As. en 1867 y 1868. Pero en enero de 1871, una enfermedad viral aguda e infecciosa, proveniente de zonas tropicales que había tenido brotes en  1852, 1858 y 1870, vino para quedarse el tiempo suficiente como para llegar a matar en la ciudad hasta 500 personas por día, había llegado a Bs As. “La Fiebre Amarilla”


 Comenzaba el año 1871 en Bs. As. y en la plaza del barrio del Tambor (hoy barrio de Monserrat) las comparsas negras estaban ensayando sus ritmos para los carnavales venideros. Mientras tanto estaba entrando a la ciudad un enemigo silencioso, estaba entrando un virus que provocaba una enfermedad hemorrágica, aguda e infecciosa, una enfermedad que iba a cambiar a Bs. As. para siempre, esta ciudad que estaba pasando de la gran aldea a la metropolis de hoy . Había llegado a Bs. As. la fiebre amarilla también conocida como el vómito negro. La fiebre amarilla venía amagando desde 1852 con algunos brotes esporádicos, a los que no se le dieron mayor importancia, pero el 27 de enero de 1871 se conocieron en el barrio de San Pedro Telmo 3 casos de fiebre amarilla en forma oficial, pero el gobierno municipal presidido por Narciso Martinez de Hoz desoyó las advertencias de los médicos y continuó con los preparativos del carnaval que para esa época era un acontecimiento popular, multitudinario y de gran importancia  para la ciudad. A fines de febrero el médico Eduardo Wilde que venía atendiendo casos de enfermos, aseguró que se estaba en presencia de un brote febril  (el 22 de febrero ya se habían registrados 10 casos) e hizo desalojar varias manzanas. Pero los festejos del carnaval entretenían demasiado a la población como para escuchar sus advertencias. El mes de febrero terminó con un total de 300 casos y el mes de marzo comenzó con más de 40 muertes diarias, llegando a 100 el día 6, todas a consecuencia de la fiebre amarilla. La epidemia prosperaba especialmente en los humildes conventillos de los barrios del sur muy poblados y poco higiénicos.
 Recién el 2 de marzo cuando el carnaval llegó a su fin, las autoridades tomaron cartas en el asunto. El puerto de Bs. As. fué puesto en cuarentena y se cerraron las fronteras con las pcias. Limítrofes. En horas de la noche los negocios estaban cerrados, las calles estaban desiertas y sombrias, faltaban médicos, los enfermos no tenían asistencia, huía el que podía y el que se quedaba y poseía los síntomas, en 2 días moría, sin embargo lo peor estaba por venir. El 13 de mayo miles de vecinos congregados en la Plaza de “La Victoria” (hoy Plaza de Mayo) nombraron una “Comisión Popular de Salud Pública” y eligieron como presidente al abogado José Roque Perez. Muchos inmigrantes no hablaban castellano y no entendian las ordenes que la comisión daba. La clase blanca pudiente emigró hacia el norte de la ciudad especialmente al despoblado barrio de “La Recoleta”, el ejercito cercó la zona donde residían y no  permitió el ingreso de la población negra, quienes morían masivamente y eran sepultados en fosas comunes, especialmente en el “Cementerio del Sur”, ubicado en lo que hoy es el “Parque Ameghino” en el barrio de “Parque Patricios”. La situación era desesperante, se había recomendado a la población abandonar la ciudad, no se sabía que agente provocaba la fiebre, por donde había ingresado a Bs. As. ni como se curaba, los remedios (que habían aumentado fuertemente) solo calmaban algunos síntomas.
 El pico de muertes llegó el 10 de abril de 1871 con un total de 563 personas. A fin de abril con los primeros frios, la cifra de muertos comenzó a descender, hasta que el 2 de junio por 1° vez no hubo casos de muertos por fiebre amarilla y la comisión dio por finalizada su tarea.  En 1871 murieron 14000 personas por la fiebre amarilla (el 8% de la población de Bs. As.), pero la cantidad de habitantes se redujo en un 50% por toda la gente que abandono la ciudad y nunca regreso. Entre los muertos había 7 religiosas de la orden de la caridad, que ayudaban a los enfermos, 50 sacerdotes, 12 sepultureros, el presidente de la comision Dr. Jose Roque Perez y el Dr. Francisco Javier Muñiz, que como extraña paradoja del destino, el médico que le dio nombre al hospital de enfermedades infecciosas, falleció de una enfermedad infecciosa. No faltaron los oportunistas de siempre, las casas vacías fueron saqueadas, hubo ladrones que se disfrazaban de enfermeros para poder robar las casas de los enfermos. Hubo 117 muertos sin herederos y un grupo de delincuentes, que se dedicaba a fraguar escrituras y testamentos para quedarse con las casas. Los políticos de turno como siempre dando la nota, a mediados de marzo el presidente Domingo F. Sarmiento y su vicepresidente Adolfo Alsina abandonaron la ciudad en un tren especial, acompañados por otros 70 individuos, gesto que fue muy criticado por los periódicos. También abandonaron Bs. As. la Corte Suprema en pleno, los 5 ministros del poder ejecutivo y la mayor parte de los diputados y senadores.
Si mi abuela viviera y leyera esta nota seguramente, al terminar, se sacaría los anteojos me miraría y me diría: “Marcelito en todos lados se cuecen habas”                        

                                                                                                                           Marcelo Rizzo